Partidas a caída de bandera

Jueves, 19 Junio   

Ajedrez rápido

Una «partida de ajedrez rápido» es aquella en la que todas las jugadas deben efectuarse en un tiempo fijo de entre 15 y 60 minutos para cada jugador. Esta modalidad también se llama ajedrez activo.

Los jugadores no están obligados a anotar las jugadas.

Una vez completadas tres jugadas por cada jugador, no pueden hacerse reclamaciones relativas a una incorrecta ubicación de las piezas, la colocación del tablero o los tiempos que figuran en los relojes. En caso de emplazamiento cambiado de rey y dama, no se permite el enroque con ese rey.

En lo relativo a la pieza tocada el árbitro sólo actuará a requerimiento de uno de los jugadores.

En caso de otras irregularidades un jugador pierde el derecho a reclamar una vez que haya tocado una pieza.

Se considera que la bandera ha caído cuando un jugador ha hecho una reclamación válida a tal efecto. El árbitro se abstendrá de señalar una caída de bandera (a diferencia de las partidas a ritmo más lento).

Para reclamar una victoria por tiempo, el reclamante debe detener ambos relojes y notificárselo al árbitro. La bandera del reclamante debe permanecer en alto, y la de su adversario caída, después de que se hayan parado los relojes. Si ambas banderas han caído, la partida es tablas.